Suche
Suche Menü

Declaración de científicos e investigadores sobre las protestas para una mayor protección del clima

Las preocupaciones de los jóvenes manifestantes son justificadas

Actualmente, muchos jóvenes participan en manifiestaciones periódicas por la protección del clima y la preservación de nuestros medios de vida naturales. Como científicos e investigadores, explicamos sobre la base de hallazgos científicos confiables que: Estas preocupaciones son justificadas. Las medidas actuales para la protección del clima, las especies, los bosques, la protección marina y del suelo están lejos de ser suficientes.

El Acuerdo de París sobre el Cambio Climático de 2015 (UNFCCC 2015) obliga a los estados en virtud del derecho internacional a mantener el calentamiento global por debajo de 2 °C. Además, todos los países han prometido esfuerzos para limitar el calentamiento a 1,5 °C.

Es importante reducir rápidamente las emisiones netas de CO2 y otros gases de efecto invernadero y reducirlas a cero, a más tardar, en todo el mundo entre 2040 y 2050 (IPCC 2018). Una reducción más rápida aumenta la probabilidad de alcanzar 1.5 °C. La explotación de carbón debería ser casi eliminada hasta el año 2030, y la quema de petróleo y gas natural debería ser reducida simultáneamente, hasta que todos los combustibles fósiles hayan sido reemplazados por fuentes de energía de clima neutral. Teniendo en cuenta la justicia climática global, este cambio tendría que ser incluso más rápido en Europa (IPCC 2018, Global Carbon Project 2018).

Si bien todavía hay necesidad de discusión y así determinar las formas de acción, es hora de tomar dedidas concretas deben tomarse medidas concretas. Ambos procesos no son excluyentes. Ya existen muchas innovaciones sociales y tecnológicas que pueden preservar la calidad de vida y mejorar el bienestar humano sin destruir nuestros recursos naturales (e.g. Klima-Allianz Deutschland 2018, WBGU 2011).

En todos los países en que se habla la lengua alemana la  transformación de los sectores de energía, nutrición, agricultura, uso de recursos y movilidad no alcanzarán la escala y la velocidad necesarias. Alemania no alcanzará los objetivos de protección climática autoimpuestos para 2020 (UBA 2019) y el logro de los objetivos de la Estrategia de Sostenibilidad Alemana para 2030 también está en gran peligro (SRU, 2018). Además, todavía falta una Ley de Protección del Clima efectiva. Austria ha establecido objetivos en su Estrategia de Clima y Energía que de ninguna manera están en línea con el Tratado de París (CCCA 2018, Wegener Center für Klima und Globalen Wandel 2018, Schleicher and Kirchgast 2019) y para ese propósito no están previstas las medidas necesarias ni los medios financieros (CCCA 2018). Al mismo tiempo, el uso del suelo y su sellado por persona por año en Austria son los más altos de Europa (UBA 2018). Suiza solo ha reducido ligeramente sus emisiones de gases de efecto invernadero desde 1990; Al mismo tiempo, las emisiones generadas en el exterior aumentaron significativamente (BAFU 2018). En el primer debate parlamentario sobre la revisión total de la Ley de CO2, se eliminaron los objetivos nacionales de reducción, estableciéndose que la reducción de las emisiones suizas se compensaría en el extranjero. Finalmente, por el momento la aprovación de la ley ha sido suspendida (Schweizer Parlament 2018).

Los jóvenes exigen con razón que, sin más vacilaciones, nuestra sociedad este centrada en la sostenibilidad. Sin un cambio profundo y consistente, su futuro está en peligro. Entre otras cosas, este cambio significa: Tener valor para introducir, con la velocidad necesaria, nuevas fuentes de energia renovables, implementación consecuente de medidas de ahorro de energía, además del cambio fundamental de nuestras costumbres alimenticias, de movilidad y demás patrones de consumo.

Los políticos son los principales responsables de crear rápidamente las condiciones marco necesarias. Acciones sostenibles y respetuosas con el clima deben convertirse en acciones simples y rentables. Otras acciones dañinas, en cambio, deberían ser costosas, por ejemplo, a través de precios altos a ser pagados por las emisiones de dióxido de carbono (por ejemplo EFI 2019), la eleminación de subsidios para actividades y productos que dañan el clima, regulaciones de eficiencia e innovaciones sociales. Una distribución socialmente equilibrada de los costos y beneficios del cambio debe ser esencial.
 
La enorme movilización de las manifestaciones („Viernes para el futuro“ en Alemania y Austria, „huelga climática“ en Suiza) muestra que los jóvenes entendieron la situación. Como científicos, solo podemos enfatizar firme su demanda de acción rápida y consistente.

En nuestra calidad de personas familiarizadas con el trabajo científico y preocupadas por los desarrollos actuales, consideramos que es nuestra responsabilidad social señalar las consecuencias de una acción inadecuada (por ejemplo Ripple et al., 2017).
 
Solo actuando de manera rápida y consistente podemos limitar el calentamiento global, detener la extinción masiva de especies de plantas y animales, preservar los fundamentos naturales de la vida y crear un futuro habitable para las generaciones presentes y futuras. Esto es exactamente lo que los jóvenes quieren lograr con los „viernes para el futuro“. Ellos merecen nuestro respeto y nuestro pleno apoyo.

Nota: Hay un pdf con una versión en inglés con referencias y una bibliografía. 
G. Hagedorn, T. Loew, S. I. Seneviratne, W. Lucht, M.-L. Beck, J. Hesse, R. Knutti, V. Quaschning, J.-H. Schleimer, L. Mattauch, C. Breyer, H. Hübener, G. Kirchengast, A. Chodura, J. Clausen, F. Creutzig, M. Darbi, C.-H. Daub, F. Ekardt, M. Göpel, J. N. Hardt, J. Hertin, T. Hickler, A. Köhncke, S. Köster, J. Krohmer, H. Kromp-Kolb, R. Leinfelder, L. Mederake, M. Neuhaus, S. Rahmstorf, C. Schmidt, C. Schneider, G. Schneider, R. Seppelt, U. Spindler, M. Springmann, K. Staab, T. F. Stocker, K. Steininger, E. von Hirschhausen, S. Winter, M. Wittau, J. Zens 2019. The concerns of the young protesters are justified. A statement by Scientists for Future concerning the protests for more climate protection. GAIA, 28/2, 79-87.